¿El marketing crea necesidades artificiales?

marilyn

¿El marketing crea realmente necesidades artificiales?

Imagen1

Este es un tema muy discutido debido a su controversia tanto por sociólogos y psicólogos como por la sociedad en general.

Hace poco, leyendo el libro Consumer Behaviour: A European Perspective [1], encontré un apartado interesante relacionado a este tema. A continuación podéis leer un pequeño resumen de lo más importante desde mi punto de vista:

Una de las críticas más comunes se basa en que las técnicas utilizadas en marketing (especialmente en publicidad) son responsables de convencer a los consumidores de que “necesitan” muchos bienes materiales y que van a ser infelices y/o de alguna manera inferiores si no consiguen satisfacer esas ‘necesidades’.

Este tema es bastante complejo y sin duda vale la pena considerar lo siguiente:

¿Son los vendedores los que dan a los consumidores lo que quieren, o simplemente dicen a la gente lo que deben querer?

Una de las premisas que se han tenido en cuenta es que los consumidores actúan de manera autónoma en respuesta a los anuncios, por ello la capacidad de la libre voluntad debe estar presente.

Esta afirmación se considera cierta si pensamos en la publicidad meramente informativa, en la que únicamente se proporciona la información del producto o tienda para tomar una decisión racional. Por otro lado tenemos el caso de la publicidad en la que se explotan las imágenes o las motivaciones subyacentes.

Este punto de vista presupone que la publicidad informativa es de alguna manera más objetiva que la publicidad basada en imágenes. Pero la funcionalidad y la utilidad son también imágenes importantes de un contexto cultural específico que utiliza referencias a nuestra razón de para “seducirnos”.

Todo esto nos lleva a hacernos la siguiente pregunta:

¿El marketing crea necesidades artificiales?

A través de la publicidad, el sistema crea demanda que sólo sus productos pueden satisfacer. Una posible respuesta a esta crítica es que una necesidad es un motivo biológico básico, mientras que una “falta” de algo que queremos representa una manera en que la sociedad nos ha enseñado que la necesidad puede ser satisfecha.

Por ejemplo, mientras que la sed tiene una base biológica, se nos enseña a “querer” una bebida con gas para satisfacer esa sed en lugar de, por ejemplo, un vaso de agua. Por lo tanto, la necesidad ya está ahí: los vendedores simplemente recomiendan maneras de satisfacerla.

Un objetivo básico de la publicidad es crear conciencia de que estas necesidades existen, en lugar de crearlas.

¿Cuál es la necesidad de comprar un sofá, una televisión o un coche?

La mejor respuesta sería que los vendedores no crean necesidades artificiales, pero sí contribuyen en gran medida a la socialización de las personas en la sociedad contemporánea y por lo tanto a la creación del sistema social de las necesidades.

¿Vosotros qué opináis?

 

Referencias:

[1] Michael Solomon, Gary Bamossy, Søren Askegaard, Margaret K. Hogg, 2006: Consumer
Behaviour A European Perspective.

[Imagen] Anuncio creado por la American Association of Advertising Agencies

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *